๐Ÿ• ๐ƒ๐„ ๐Ž๐‚๐“๐”๐๐‘๐„, ๐ƒ๐ˆฬ๐€ ๐ƒ๐„ ๐‹๐€ ๐•๐ˆ๐‘๐†๐„๐

0
๐Ÿ• ๐ƒ๐„ ๐Ž๐‚๐“๐”๐๐‘๐„, ๐ƒ๐ˆฬ๐€ ๐ƒ๐„ ๐‹๐€ ๐•๐ˆ๐‘๐†๐„๐
El sol se asoma para iluminar el templo que cobija a la Madre de Dios, la Seรฑora del Santo Rosario, el bendito Auxilio de los Cristianos que nos socorre en la tormenta y en la duda, y a la que acudimos gozosos a sus plantas en este 7 de octubre.
Pocas festividades hay en el orbe catรณlico tan capital como es la dedicada a la Reina del Rosario.
En la tarde de hoy, como todos los aรฑos, los hermanos de las Dominica y Primitiva Hermandad Sacramental de la Sagrada Cena, asรญ como los fieles y devotos de Nuestra Amantรญsima Titular, nos reuniremos para rendirle tan devoto culto.
Desde aquรญ felicitamos a todas las personas que tienen el honor de llevar el bendito nombre de Nuestra Madre
ยกVIVA LA VIRGEN DEL ROSARIO!
ยกVIVA LA VENCEDORA DE LEPANTO!
๐•ฝ๐–Š๐–Œ๐–Ž๐–“๐–† ๐•ฝ๐–”๐–˜๐–†๐–—๐–Ž๐–Ž
๐•บ๐–—๐–† ๐•ป๐–—๐–” ๐•น๐–”๐–‡๐–Ž๐–˜

Comentarios estรกn cerrados.