AMANECE EL VIERNES DE DOLORES EN EL POLVORÍN

0

En esta mañana de Viernes de Dolores Nuestros Sagrados Titulares han amanecido entronizados en un altar dispuesto en la capilla sacramental de cara a la Semana Santa, especialmente al Domingo de Ramos. Para la ocasión, se ha montado para los hermanos y devotos el paso de palio de una forma diferente a la habitual bajo el que se encuentra Nuestra Madre del Rosario y, bajo su atenta mirada, el Señor del Amor con el sagrario delante de él, para la celebración de los oficios del Jueves Santo en los que se conmemora la Institución de la Eucaristía. Por otro lado, a sus plantas se encuentra la reliquia de Santo Domingo de Guzmán, fundador de la Orden de Predicadores, a la que pertenecemos desde el año 2006. Asimismo, en uno de los varales más próximos a la Virgen se puede ver un crespón negro en recuerdo de todos los hermanos fallecidos, las víctimas de la pandemia y todos los difuntos en general.

El exorno floral ha sido realizado por el florista Manuel Martín Rioja y está compuesto por rosas ocean, alhelíes, cardos, astromelias y flor de cera, todas ellas en tonos malva.

Para la ocasión el Santísimo Cristo del Amor viste túnica beige y mantolín de seda burdeos bordado en canutillo. Luce, además, juego de potencias de plata sobredorada del afamado orfebre Juan Borrero, las cuales fueron restauradas recientemente. Sobre su pecho puede apreciarse su nominal y el broche de la clave de sol donado por los hermanos de la Agrupación Musical.

La Reina del Santísimo Rosario luce espléndida, como todos los años, manto de terciopelo burdeos, toca de sobremanto realizada por Francisco Carrera Iglesias “Paquili” en 2014 y saya bordada en oro sobre otomán de oro por los talleres Suay. Enmarcando su bello rostro se dispone un encaje confeccionado a partir de bullones y blondas y en él penden los carismáticos corales ofrendados por sus numeroso devotos a lo largo de los años. Ciñe su cintura el fajín hebreo confeccionado por su vestidor, NHD Pedro Ceada, en el año 2018 y sobre él se encuentran dos singulares broches: revelación del rosario y lazo rosa donado por la comisión “Rosario en rosa”. En sus manos, algunos de los rosarios, de su extenso joyero: espuma de coral con reliquia del Señor, nácar y oro con el barco alusivo a la Virgen. Por último, sobre sus sienes descansa la corona de plata de ley sobredorada realizada por Juan Borrero (1992). Para esta ocasión, en cumplimiento de las normas sanitarias, la Virgen ha sido ataviada por NHD Abraham Ceada, vestidor de la imagen letífica.

📸: Ana R. Durán

Comentarios están cerrados.